El molino

 

 

En mi pueblo, Albelda de Iregua (La Rioja), llamábamos “el molino” a la fábrica de escayola de mi abuelo y de mi padre, y, por extensión, al entorno de esa fábrica: la pequeña casa donde nacimos los cuatro hermanos, y donde vivía también mi abuela Pilar, la casa de una vecina, la Cate, un riachuelo donde lavaba mi madre, que llamábamos “la balsa”, otro pabellón de mi padre que llamábamos “los tabiques” (tabiques de escayola), dos gallineros, un pajar, bodega, etc.

Esto estaba a las afueras del pueblo, no lejos del río Iregua, de manera que, cuando nos preguntaban: ¿adónde vas, chiquillo, tan corriendo?, nosotros contestábamos: al molino, y todo el mundo lo entendía.

Allí nos reuníamos en verano una caterva de primos, lo menos doce, más una buena cuadrilla de chicos del pueblo y veraneantes. Una pesadilla para los mayores.

Todo este entorno, el paisaje de mi niñez, ha desaparecido por completo. Ahora hay allí casas y calles nuevas, el solar de los tabiques lo ocupa ahora la nueva iglesia del pueblo, el río está desconocido, y así. Pero cuando la familia se reúne para alguna celebración, siempre rememoramos y repetimos sin descanso las más famosas anécdotas de aquel tiempo.

He pensado aprovechar mis recientes habilidades para el diseño 3d para intentar recrear aquel paisaje. No tengo mucha documentación: apenas un viejo plano que había en el testamento de mi abuelo, ciertos muebles que todavía conserva mi hermana Lurdes, algunas fotos reunidas entre los primos y así. Pero todos nosotros tenemos recuerdos muy vívidos de aquella época, y me sorprende mucho la cantidad de detalles que me aporta la familia sobre este o aquel rincón, casa o pared.

Este era, más o menos, el molino:

el molino20

 

Esta era la entrada de nuestra humilde casa, adosada a la fábrica; al lado, la de la Cate.

el-molino01

El rincón de la Cate, con su mítico poyo, el pajar y el gallinero.

El-molino03

Este rincón era escenario de muchos juegos y perrerías. Recuérdese el burro nocturno(churro, mediamanga, mangaentera) o “la matanza de las gallinas ponedoras”.

El-molino04

La fábrica de escayola era realmente vieja, sucia y llena de cachibaches por todas las esquinas. Este era su lado oeste. Lo que se ve contra la pared

son cañas que mi padre vendía a los escayolistas (entonces los llamábamos decoradores) junto con esparto y escayola para hacer las placas de falsos techos, p.ej. Nosotros jugábamos a meternos entre los huecos.

El-molino05

Esta era la nave nueva, el pabellón de los bloques de escayola, o simplemente “los tabiques”.

El-molino06

En el piso superior se almacenaban gran cantidad de fardos de estopa. También nos gustaba mucho jugar allí; las pulgas y otros bichos que pululaban entre el esparto no eran obstáculo para nosotros.

El-molino07

Volviendo a nuestra casa, este era el angosto pasillo de entrada:

El-molino08

Y la cocina, donde se desarrollaba buena parte de nuestra existencia, como pasaba en los pueblos.

Obsérvese la mesa y las sillas de “fornica”, la cocina económica Orbegozo, la pila de piedra, la cortinita de debajo…No le falta detalle.

El-molino09

La habitación de los niños. Mientras éramos pequeños, dormíamos los cuatro aquí. Lo niños en una cama, las niñas en la otra.

Esta habitación la conserva mi hermana Lurdes en su casa de Gijón, así que me mandó muchas fotos e indicaciones y medidas precisas de todos los detalles.

Esta parece la hora de la odiada siesta…

El-molino10

En el piso de arriba vivía nuestra abuela Pilar, que todavía no he reconstruido. Desde allí, por esta tétrica escalera se subía a las dos solanas y al “alto”

El-molino11

Y ésta, la solana principal. En la pared dibujábamos mi hermano José Félix y yo coches, submarinos, y un camión de “ciento y una ruedas…”

El-molino12

Todavía más arriba estaba el alto, sucio, oscuro y lleno de trastos y chorizos. También había libros por el suelo y la famosa campana que, en tiempos de mi abuelo Félix sonaba desde el tejado señalando la entrada o

salida del trabajo en la fábrica.

El-molino13

Y esto es todo por ahora, pero seguiré. Faltan muchos rincones y momentos que recrear.

Gracias a todos por vuestra ayuda